Cine Científico

Noticias Volver

23 Mar '18 0

Un total de 3600 personas participan en un programa de ciencia ciudadana para resolver un problema de su municipio con bases científicas

Siete localidades andaluzas han trabajado en comunidad, con el asesoramiento de expertos, en el proyecto ‘Andalucía, mejor con ciencia’, que ha presentado hoy sus resultados en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Granada. La iniciativa de la Fundación Descubre, cofinanciada por la Fundación Española para la Ciencia y Tecnología (FECYT) y la Junta de Andalucía, aborda su segunda edición donde se ha extendido a más provincias y ha sumado nuevos agentes, como asociaciones, cooperativas y estudiantes de formación profesional.

Comunidad educativa, científicos, asociaciones, empresas y ayuntamientos trabajando de forma colaborativa para resolver un problema de una localidad. Así se concibe ‘Andalucía, mejor con ciencia’, el programa de ciencia ciudadana la Fundación Descubre destinado a que los agentes sociales actúen en su entorno más cercano y lo mejoren con acciones basadas en fundamentos científicos.

Los 3600 participantes en los ocho proyectos que se han desarrollado en siete municipios en el último año han aunado sus acciones con el asesoramiento de expertos para combatir la pérdida de especies beneficiosas para el ecosistema ofreciéndoles refugio en forma de setos y ‘hoteles’, potenciar el uso sostenible de los recursos hídricos y la energía, fomentar la reutilización de residuos,  analizar la contaminación acústica y valorar el impacto de los productos de limpieza en el medio ambiente.

Representantes de las ocho iniciativas han expuesto hoy sus resultados en la Facultad de Ciencias de la Universidad de Granada ante 250 asistentes, en un acto presentado por la directora de la Fundación Descubre, Teresa Cruz Sánchez.

Las novedades de esta edición guardan relación con la extensión geográfica del programa y la incorporación de nuevos agentes. En cuanto al ámbito de acción, se han desarrollado proyectos en Almería y Cádiz, alejándose de la provincia donde surgió, Granada, que sigue siendo la más numerosa en iniciativas.

Asimismo, se ha incorporado nuevos actores a los proyectos como asociaciones ambientalistas, cooperativas agrarias, donde han llegado los resultados de los proyectos, y estudiantes de formación profesional. Éstos se suman a los agentes “clásicos”, muy activos desde el inicio, como asociaciones de padres y madres, empresas o ayuntamientos.

Los proyectos, uno a uno

El proyecto ‘Diversifíca-T. Biocontrol en el exterior de los invernaderos de Almería’ persigue aumentar la fauna depredadora de plagas en la comarca del Poniente. Para ello, los participantes han desarrollado acciones dirigidas a  potenciar una red compleja de organismos autóctonos que se conviertan en enemigos naturales de las plagas, mediante la construcción de setos perimetrales a los invernaderos con plantas arbustivas autóctonas y refugios para insectos beneficiosos (entomohoteles).

Los estudiantes exponen sus proyectos
Los estudiantes exponen sus proyectos

En la misma provincia, el proyecto ‘Echa a volar’ ha permitido construir ‘hoteles’ de insectos y cajas nido para aves y murciélagos, con el objetivo de combatir la pérdida de especies beneficiosas para el ecosistema y mantener así un equilibrio en la biodiversidad en las localidades de Aguadulce y Roquetas de Mar (Almería).

Por su parte, el proyecto ‘Agua a con-ciencia’, que persigue el uso responsable de los recursos hídricos en la ciudad de Algeciras desde una perspectiva científica, ha desarrollado acciones destinadas a analizar y comprobar los datos del consumo de agua en la localidad. Este estudio ha finalizado con la elaboración de un plan de ahorro que permitirá tomar las medidas que minimicen el consumo en los hogares y centros educativos.

En la provincia de Granada,  ‘¡Apuesto por el compost!’  ha fomentado la reutilización de residuos entre los escolares y sus familias en la localidad de Dílar. La iniciativa ha promovido que el alumnado aproveche los restos de frutas o verduras que ahora, gracias al asesoramiento científico, transforman en abono y otros aportes para mejorar el suelo. De esta forma, han aplicado técnicas de reciclaje para mejorar el entorno, mediante la creación de una compostera en el huerto del Colegio Internacional de Granada (CIG).

Bajo el título ‘Sin ruido en mis oídos’, la comunidad educativa de El Padul (Granada), junto con diferentes agentes sociales, han estudiado la contaminación acústica en el municipio para diseñar un mapa de ruidos. De esta forma, se han identificado cinco “puntos negros” donde se desarrollarán actuaciones de mejora acústica, como la instalación de materiales aislantes, el acondicionamiento del gimnasio del centro educativo de la localidad o la construcción de un muro vegetal. Para finalizar, se acometerá una nueva medición para evaluar la eficacia de estas estrategias frente al ruido.

Iniciativas en desarrollo

Junto a los proyectos ya finalizados, el programa ‘Andalucía, mejor con ciencia’ se completa en su última edición con otros aún en marcha. Ejemplo de ello es ‘Contaminación cotidiana’, que se desarrolla en la capital granadina y persigue investigar el efecto que tienen productos de uso doméstico como los suavizantes, el aceite usado, la lejía o los detergentes en el medio ambiente en general, pero especialmente sobre las plantas. La iniciativa supone la implicación activa de la comunidad educativa del centro Zaidín Vergeles y del barrio para dar respuesta a un problema de contaminación. Así, los estudiantes se involucran en la investigación y participan de manera activa en la resolución de un problema con conocimiento científico.

En la localidad de Atarfe (Granada) el proyecto ‘Nos movemos con energía por el planeta’ ha arrancado con una auditoría al CEIP Clara Campoamor para conocer qué genera más gasto energético. Los estudiantes han contado bombillas y enchufes y elaboran fichas con la factura real de la luz y el gasto de la caldera del centro para saber en qué momentos del día y del mes se dispara el consumo para conocer las causas y reducirlo. Además, pretende potenciar el uso de energías limpias como la eólica o la solar y enseñar a los participantes a conocer las diferentes tipologías de electrodomésticos, en función de su ahorro energético y su contaminación, para que sepan elegir y priorizar en sus hogares.

Por su parte, en la iniciativa ‘Energías renovables ¡Aprendiendo a utilizar el sol, el agua y el viento!’, los estudiantes de Atarfe analizarán las fuentes energéticas sostenibles y conceptos implícitos como el respeto al entorno. Para que los estudiantes de Secundaria puedan aprender de forma experiencial, la iniciativa ha utilizado ’Oeco Energy’, un producto que sigue la dinámica de montaje de los juegos de Lego para explicar los diferentes tipos de energía aplicados a maquetas reales que crean lo estudiantes. Las primeras recreaciones han logrado que un tiovivo de juguete se mueva con placas solares, un coche con energía fotovoltaica y una forja con martillo pilón.

Un programa siempre abierto

Hasta el momento, doce localidades andaluzas están en proceso o han finalizado 15 proyectos de mejora del entorno en comunidad. El programa evolucionará para la incorporación de nuevos agentes, tanto la comunidad científica y asociaciones, como colectivos que sean el germen de los proyectos.

‘Andalucía, mejor con ciencia’ es un programa de la Fundación Descubre, cofinanciado por la Fundación Española para la Ciencia y Tecnología (FECYT) del Ministerio de Economía y Competitividad y la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía.

Más información:

FUNDACIÓN DESCUBRE

Departamento de Comunicación

Carolina Moya

Teléfono: 954 239 422

e-mail: comunicacion@fundaciondescubre.es

https://fundaciondescubre.es

https://andaluciamejorconciencia.fundaciondescubre.es/

#mejorconcienci

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *